jueves, 12 de enero de 2017

La historia se repite. Los extremos se tocan. Ayer nos lo hicieron a nosotros....hoy nos toca. Aunque sea con otro. Alguien habrá de equilibrar el talión y como el culpable ya no está escojamos a algún pueblo sospechoso y, sobre todo indefenso.
Matar a los niños es una táctica de guerra a largo plazo comprobada desde la prehistoria.
 Un futuro enemigo menos.
Llamadas del MEDITERRÁNEO

 Pero como las flores marchitas siguen siendo bellas
Los niños rotos siguen jugando
Las viudas lloran pero siguen amando
Y los heridos de guerra
seguimos follando
Las ramas del árbol en la plaza
han sido testigos.
 Y se han fortalecido